Dijon: el museo de la mostaza

Ya hemos hablado anteriormente en este blog de Dijon, la ciudad de la mostaza, en Francia. Hoy nos detenemos un poco más en este destino para visitar el Museo de la Mostaza (Musée de la Moutarde) un lugar de gran interés para los aficionados a esta salsa y los amantes de la cocina francesa en general.

¿Qué podemos ver en este museo tan especial? Ante todo, allí podremos disfrutar de un viaje a través de la historia de este alimento, desde sus orígenes hasta hoy. Evidentemente también tendremos la oportunidad de degustar algunas de las variedades más famosas y sorprendentes de la mostaza que aquí se fabrica. Una delicia que los buenos paladares sabrán apreciar.

 

Existen unas cuarenta especies distintas de mostaza, aunque sólo tienen interés gastronómico tres de ellas: la denominada mostaza blanca, la mostaza salvaje y la  mostaza negra, que es la base para la elaboración de la mostaza de Dijon, especialidad que se remonta al siglo XIV.

La mostaza dijonnaise se elabora triturando los granos de mostaza negra y mezclándolos con agua, vinagre y sal. Las distintas variedades se consiguen añadiéndole coñac, queso azul, nuez, etc.

El Museo de la Mostaza dispone también de una tienda donde adquirir todas estas variedades y condimentar con ellas tus platos favoritos. no está de más tampoco disfrutar de su sabor sentados a la mesa de alguno de los restaurantes de la ciudad donde podremos sumergirnos en los sabores de la afamada gastronomía de la región de Borgoña.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .