La pista de hielo del Rockefeller Center

Es imperdonable viajar a Nueva York en el mes de diciembre y no visitar la pista de hielo del Rockefeller Center, con toda seguridad la más famosa del mundo. Es precisamente en estas fechas cuando este complejo arquitectónico situado entre las avenidas 5ª y 6ª del New York Midtown luce con más encanto, lleno de luz y color.

La pista se extiende a los pies de un gigantesco árbol de Navidad en frente del GE Building, un gran abeto noruego iluminado por miles de bombillas de colores y coronado con una esplendorosa estrella de cristal de Swarovski.

El gran árbol se enciende en la última semana de noviembre, la señal para que todos los neoyorquinos sepan que se inicia oficialmente la cuenta atrás hacia las fiestas navideñas.

Aun más famosa que el abeto es el Ice Skating Rink del Rockefeller Center, la pista de hielo más querida por los habitantes de Manhattan, muy famosa por haber aparecido en cientos de series de TV y películas. Casi todo el mundo ha patinado sobre ella alguna vez. Además, es una de esas tradiciones a las que los turistas no pueden resistirse.

Como es lógico la pista está atestada de gente los fines de semana y hay que afrontar largas colas para esperar el turno de poder patinar. Lo mejor es pues acercarse a ella un día entre semana, mejor por la mañana. Fuera de la temporada navideña la pista presenta un aspecto más tranquilo. Se puede patinar sobre ella desde finales de octubre hasta mediados de marzo aproximadamente. El horario es de 9:00 a 22.30 horas, los vienes hasta medianoche.

Como no hay opción de reservar los tickets no queda más remedio que hacer cola para poder acceder a la pista, que tiene una capacidad máxima de 150 patinadores. Patinar un ratito sobre ella cuesta $ 10, la mitad para los niños.

Viajando por América las palabras clave son , , , .