Teatro Colón de Buenos Aires

En Buenos Aires se encuentra  una de las mejores óperas del mundo, visitar recomendada para todo aquel que viaje a la capital de Argentina, incluso para aquellos que no tengan un interés especial en música clásica. Hablamos obviamente del magnífico Teatro Colón.

Situado cerca de la Plaza Lavalle se levanta el Teatro Colón en un elegante edificio de estilo renacentista, diseñado por el arquitecto italiano Francisco Tamburri. A la altura de otras grandes óperas como La Scala de Milán o la Ópera de París, ha acogido las actuaciones de famosos bailarines, compositores e intérpretes: Nijinsky y Pavlova, Bernstein, Strauss y Stravinsky; Caruso, María Callas, Pavarotti y Plácido.

El Teatro Colón volvió a abrir sus puertas en el año 2010 después de casi cuatro años de trabajos para remodelar su fachada e interior y devolverle su antiguo brillo. Hoy el edificio vuelve a ser una de esas visitas imprescindibles en Buenos Aires, destilando arte, elegancia y belleza por los cuatro costados.

Con una capacidad para cerca de 2.500 espectadores sentados (4.000 contando los puestos de pie) y su disposición “a la italiana” en forma de herradura, su auditorio es uno de los mayores del mundo. Su escenario está decorado en estilo neorrenacentista y barroco, con el predominio de los colores dorado y burdeos.

Uno de los elementos más impresionantes en el Colón es la espectacular cúpula, diseñada  originalmente por Marcel Jambon, de la que cuelga una colosal lámpara de araña de 7 metros de diámetro iluminada por 700 bombillas eléctricas.

Otros salones del teatro pueden ser admirados en visitas guiadas (siempre con reserbva previa: el Foyer o gran hall de entrada, el Salón Dorado, el Salón de los Bustos, el Salón Blanco y el Muse, donde se encuentran muchos de los trajes utilizados por algunas de las grandes estrellas que alguna vez han pisado su escenario.

Viajando por América las palabras clave son , , .