El Lago de Atitlán en Guatemala

Sin duda uno de los grandes atractivos del pequeño estado de Guatemala, en América Central, es el espectacular Lago de Atitlán, rodeado y custodiado por tres gigantes: los volcanes Atitlán, Tolimán y San Pedro. Sus aguas son reconocidas por su extraordinaria pureza, que en algunas partes centrales del lago alcanzan un grado cercano al 99%.

Se trata del lago más profundo de Centroamérica, que se formó hace unos 84.000 años después de una colosal erupción volcánica cuyos efectos se dejaron sentir en lugares tan lejanos como Ecuador.

Su reconocida belleza se acentúa con la presencia de verdes cafetales en sus orillas y encantadores pueblos donde se vive del turismo sin perder el contacto con las tradiciones más genuinas de esta parte del país. Santa Cruz la Laguna, Panajachel y San Pedro son algunos de los más visitados.

Es en Panajachel donde la actividad turística es mayor. Por eso encontramos aquí gran cantidad de hoteles de diferentes categorías y para todos los presupuestos. También en esta localidad podemos pasear por la Calle Santander, famosa por sus comercios de artesanía y la música tradicional interpretada en vivo por grupos callejeros.

Pero no olvidemos que estos pueblos han florecido gracias a la riqueza y belleza del lago y su entorno. Imponentes conos volcánicos, cerros poblados de densos bosques, valiosos ecosistemas y miles de especies de aves entre las cuales destaca el Quetzal, símbolo de Guatemala.

Bañarse en el lago es una de las experiencias más recomendables aquí dado que sus aguas son  cálidas incluso en los días más fríos. También vale la pena sentarse a disfrutar del Xocomil, un fenómeno natural que, a media tarde, agita las aguas y obliga a suspender los paseos en barco por el lago.

Viajando por América las palabras clave son , , .