Bruselas no quiere turistas maleducados

Después de una larga lista de incidentes y quejas de los ciudadanos, el ayuntamiento de Bruselas ha decidido tomar medidas con los turistas maleducados estableciendo sanciones económicas para quienes tengan comportamientos incívicos o delictivos. La policía de la capital belga puede de este modo multar no solo ya a carteristas y borrachos, también a quienes griten o discutan demasiado acaloradamente en la calle.

¿Excesivo? Nosotros diríamos que no. Hay que recordar que Bruselas, además de una ciudad preciosa, es la sede de importantes instituciones europeas. Famosa por su espíritu abierto, su elegancia y por su gastronomía, toda iniciativa que llegue para mejorar su imagen y la experiencia de quienes al visitan es bien recibida.

 

Gracias a los vuelos low cost viajeros de toda Europa pueden volar a la capital de Bélgica por poco dinero. Allí pueden pasear por la elegante Grande Place, centro neurálgico de la ciudad, rendir visita al Maneken Pis o desplazarse hasta el parque donde se levanta el impresionante Atomium, la estrella de la Exposición Universal de 1958 celebrada aquí.

La iniciativa nació a partir de un film de una directora de cine belga, Sofie Peeters, en el que se registraban una serie de insultos y encuentros violentos que se suceden a diario en las calles dela ciudad.  Un documento que encendió al polémica y que obligó a las autoridades a actuar de alguna manera.

El castigo para los que perturben la paz de una ciudad que se distingue por su respeto y civismo oscilará entre los 75 y los 250 euros de multa. Bruselas quiere seguir siendo tranquila, acogedora y familiar. Los maleducados no tienen cabida aquí. O eso al menos eso es lo que pretenden las autoridades.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .