Maceió, el secreto mejor guardado de Brasil

Totalmente volcada al mar, la ciudad de Maceió está situada unos 100 km al sur de Recife, entre la Laguna Mundaú y el Océano Atlántico. La historia de esta villa marinera llena de tradiciones y maravillosos paisajes, pero poco conocida fuera de Brasil, se remonta al siglo XVIII, con el surgimiento de una pequeña fábrica de azúcar.

Un secreto bien guardado que nosotros te desvelamos ahora. Mientras el grueso de los turistas viaja a las playas de Rio de Janeiro, Salvador de Bahía, Natal y otros enclaves sobreexplotados, algunos avispados viajeros con suerte descubren las bellezas de Maceió  entre cocoteros, manglares y un océano intensamente azul.

Hay quien afirma que aquí están las playas más bonitas de Brasil, por tanto de las más bonitas del mundo. Toda la costa está adornada por un cinturón de cocoteros que dan un toque mágico al paisaje. Algunas de estas playas todavía son completamente vírgenes y seductoras, bañadas por un mar de colores verde esmeralda y azul.

Aguas templadas y cristalinas, arenas blancas y finas, arrecifes que forman piscinas naturales, interminables hileras de cocoteros… Una auténtica postal del paraíso.

El origen de este nombre, deriva de la palabra indígena Macei-o-k, que en idioma tupi significa algo así como ” lo que tapa el pantano”. El legado tupi e indígena en general está presente en muchos ámbitos de la vida en Maceió. Por ejemplo en su gastronomía, con influencias africanas. Destacan delicias como la tapioca, el massa puba, el inhame y la macaxeira (yuca) con carne de sol, entre otras.

Maceió es el secreto mejor guardado de Brasil. un lugar para disfrutar de la vida en mitad de un paisaje hermoso y sereno.

Viajando por América las palabras clave son , , .