El Palacio de la Magdalena en Santander

En Santander, la hermosa capital de Cantabria y una de las ciudades más elegantes del norte de España, encontramos una pequeña península entre el azul del mar y el verde de los prados cántabros: es la península donde se levanta el Palacio de la Magdalena, famoso por haber sido el refugio estival del rey Alfonso XIII y su familia, hasta la llegada de la II República.

El estilo del palacio es difícil de definir, ya que tiene aportaciones de estilo neoclásico inglés y francés con pinceladas de estilo montañés, pero de lo que no hay duda es de que se trata de un magnífico edificio de belleza incuestionable y una de las visitas imprescindibles en la ciudad.


Construido en 1911 y rodeado de bellos jardines, el palacio y su entorno es uno de los mejores lugares para pasear en Santander. Su ubicación frente a la costa, la caricia de la brisa marina y el encanto de la Belle Époque son sus grandes atractivos.

La península de La Magdalena es un gran parque público que actúa de eje entre los espacios marítimos de El Sardinero y el centro de la ciudad. Si viajas en familia es un destino más que recomendable ya que, además de la posibilidad de visitar el palacio por dentro, aquí se ubica también una bonita playa y un minizoo.

La Magdalena se utiliza en la actualidad como Palacio de Congresos y Reuniones aunque sigue conservando su condición de museo. Acercarse a él, disfrutar de sus jardines y pasear por sus salones es la mejor manera de acercarse a lo que fue la vida cotidiana de los reyes y aristócratas de hace cien años.

Viajando por España las palabras clave son , , .