Athos, el monte sagrado de Grecia

El Monte Athos es un lugar excepcional incluso par aun país tan fascinante como Grecia, con miles de años de historia y civilización a sus espaldas. Durante siglos, esta pequeña península fue una isla de tranquilidad en el turbulento mar de la vida cotidiana. Un santuario espiritual y uno de los lugares más sagrados en el cristianismo ortodoxo.

Este singular lugar es una república autónoma dentro de las fronteras de Grecia, gobernada por una comunidad de monjes bajo la soberanía del patriarca de Constantinopla desde la Edad Media. Su razón de ser fue la de refugio sagrado para los que huían de los conquistadores ejércitos otomanos que devastaban la península de los Balcanes.

Cuando visitamos este increíble lugar comprendemos que no puede haber un emplazamiento más apropiado para un refugio: acantilados inexpugnables, bosques frondosos… Un elogio a lo inaccesible.

La comunidad de monjes creció rápidamente, convirtiéndose en uno de los más importantes centros de la Ortodoxia en Europa, un faro que iluminó a los que buscaron la luz espiritual en tiempos difíciles en países como Rusia o Georgia, en especial durante el auge del comunismo en Euroap Oriental.

Hoy en día hay veinte monasterios esparcidos por toda la península. En algunos de ellos los monjes han optado por vivir en un aislamiento aún mayor, son las pequeñas comunidades de ascetas que solo cuentan con una zona de oración común, una capilla o iglesia y una serie de chozas individuales. Son las únicas que los turistas no pueden visitar. En el resto, están estrictamente controladas, para no perturbar la paz de los residentes

La ciudad de Karyes sirve como centro administrativo de la región. Aunque técnicamente parte de Grecia y la Unión Europea, el Monte Athos se dice que está exento de la mayoría de los tratados de la UE.

Viajando por Europa las palabras clave son , .