Kars, el fallido monumento a la Humanidad

Hoy viajamos a la ciudad de Kars, en la zona más oriental de Turquía, muy cerca de la frontera con Armenia. Una región que durante muchos años fue conflictiva. Allí se construyó en 2006 una escultura gigante que pretendió ser un gesto de paz entre ambos países: el Monumento a la Humanidad.

Levantar este monumento no fue cosa fácil ya que los ánimos estaban muy calientes entre ambos países. Muchos turcos no toleraron que se representara la estatua de un compatriota con la cabeza agachada. De hecho es un monumento que ha sido objeto de ataques por parte de nacionalistas turcos que lo consideran humillante. Hoy su construcción se encuentra detenida.

Se trata de una composición gigantesca de 100 metros de altura en la que el elemento más fotografiado es una inmensa mano abierta que aparece a los pies de la escultura principal, una representación de la eterna lucha entre ambas naciones cuando en realidad debería representar la amistad entre ellos.

La mano, en los planos originales, debería chocar otra mano armenia y simbolizar la fraternidad, pero que se encuentre en el suelo abandonada es una imagen elocuente de cómo están las cosas.

La frontera entre Turquía y Armenia fue cerrada en 1993, cuando ambos estados rompieron relaciones diplomáticas a causa de un conflicto territorial en el que estaba involucrado Azerbayán. De fondo pesa la terrible historia del genocidio armenio por parte de los turcos a principios del siglo XX.

Por todas estas razones el monumento a la humanidad es un monumento fallido, y si no hay sorpresas, la “mano de amistad” puede permanecer así todavía durante bastante tiempo.

Viajando por Asia las palabras clave son , , .