El Barrio del Albaicín en Granada

El barrio más emblemático, hermoso y encantador de Granada, declarado patrimonio de la Humanidad. Es el Albaicín, cuyo nombre deriva del árabe “barrio de las cuestas”. Un pequeño tesoro en el corazón de una de las ciudades más bonitas de España.

Después de la obligada visita a la Alhambra, es imprescindible darse un paseo por el Albaicín. Podemos empezar por el Arco de las Pesas, la puerta que marca el límite con el barrio de la Alcazaba. Nos esperan paredes encaladas, balcones floridos, cármenes, olor de jazmines y el sabor tradicional de un barrio único.

 

El sus calles está presente el recuerdo medieval y musulmán de esta ciudad, una esencia que se percibe mejor dando un paseo al amanecer o cuando cae la tarde. La zona peatonalizada cubre casi toda la extensión del Albaicín, con calles empedradas y miradores tan espectaculares como el de San Nicolás.

Desde el Mirador de San Nicolás se obtienen unas vistas casi mágicas de la Alhambra. El lugar se llena de turistas a la puesta del sol, cuando la luz pinta de colores el barrio, las casitas blancas del Albaicín y la silueta rojiza del palacio nazarí. Una experiencia soberbia.

Para ver el resto de la ciudad, de espaldas a la Alhambra, el Albaiicín posee otro balcón privilegiado: el del Mirador de la Lona.

Además, el Albaicín es un barrio bohemio lleno de artistas y flamencos, tabernas tradicionales y restaurantes deliciosos. Un paseo por sus calles empedradas y rodeados de la fragancia de los jazmines es la mejor manera de adentrarse en el alma mágica y seductora de Granada.

Viajando por España las palabras clave son , .