El astronauta de la Catedral de Salamanca

No creas que Pedro Duque es el astronauta más famoso de España. Hay otro que, a pesar de ser de piedra  le roba mucho protagonismo: el famoso astronauta de la fachada de la Catedral de Salamanca. Un anacronismo que se ha hecho casi tan famoso como el propio templo.

¿Qué hace un astronauta esculpido en la fachada de una catedral del siglo XVI? No es algo que pegue demasiado con los habituales motivos ornamentales ni temas artísticos de la época. Su presencia resulta desconcertante y muchos la interpretan como la obra de un visionario o de un adelantado a su época. Pero la explicación es mucho más sencilla.

El astronauta de la Catedral de Salamanca es en realidad un añadido posterior, en concreto cinco siglos posterior, ya que fue agregado a la fachada en 1993 durante unos importantes trabajos de restauración a cargo del maestro cantero Miguel Romero. Todo con el permiso y la aquiescencia de las autoridades, sin ninguna intención de engañar.

La idea era mezclar lo antiguo con lo moderno y de paso hacer un guiño al espectador. El astronauta flotando entre algunos viñedos no es el único elemento que desentona. Entre las otras imágenes que se añadieron hay un dragón comiendo un helado, un lince, un toro y un cangrejo de río.

Así que, aunque sea decepcionante para los amantes del misterio, esa es la verdad. Para muchos, un gesto simpático; para otros un intolerable sacrilegio. Tal vez eso motivara el acto vandálico que hace ahora dos años sufriera el pobre astronauta, cuando unos desconocidos le arrancaron el brazo.

Viajando por España las palabras clave son , , .