La llegada del Beaujolais Nouveau

Todos los franceses, amantes y buenos conocedores del vino, esperan con ilusión el otoño y el primer vino de la cosecha, en especial el afamado Beaujolais Nouveau, procedente de la región del mismo nombre, en la Borgoña.

Beuajolais es una de las provincias históricas de Francia y debe su nombre al Castillo de Beaujeu. Su vino, en concreto el Nouveau (nuevo) se fermenta justo unas pocas semanas después de la vendimia y es presentado en público con gran pompa el tercer jueves de noviembre, en La journée du Beaujolais Nouveau.  Aunque este vino cuenta con seguidores y detractores, su popularidad y prestigio están fuera de toda duda.

¿Cuándo empieza la historia del Beaujolais Nouveau? Tenemos que irnos al siglo XIX, cuando los primeros vinos de la vendimia se enviaban por el curso fluvial del Saona hasta Lyon, para servir a todos los bistrots y tabernas.

Al llegar los barcos con su preciosa carga éstos exhibían en sus puertas grandes letreros donde se anunciaba:  Le Beaujolais Est Arrivé! (Ha llegado el Beaujolais). La fama de este vino no ha dejado de crecer desde entonces, y su llegada, cada vez más festejada hasta que se estableció el tercer domingo de noviembre como fecha fija para la celebración.

La fiesta, llena de encanto y tradición, se inicia con la descarga de las barcazas y su almacenaje hasta las 12:01 AM, momento en que se puede empezar a beber.

Los expertos aconsejan beber el Beaujolais durante los primeros días después de salir de la barrica, cuando conservan todo su sabor fresco y su aroma afrutado, propiedades que van perdiendo con el paso de las semanas y, según los puristas, con el embotellado. Además, no habrá mejor ambiente para disfrutar de este vino que en una taberna típica de Lyon o de alguna otra localidad de la Borgoña francesa.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .