Lovaina, la vibrante ciudad universitaria de Bélgica

Lovaina (Leuven en flamenco) es conocida, no solo en Bélgica sino también en el resto de Europa, por su célebre universidad, la más antigua del país. Los estudiantes y la gente joven, mayoría absoluta en sus calles, dan un ambiente muy alegre y dinámico a esta ciudad.

Visitar Lovaina, capital de la provincia de Brabante, es una excelente idea en cualquier rtecorrido que tracemos por el Benelux. Disfrutar de su atmósfera, su elegante arquitectura y saborear su deliciosa cerveza serán las recompensas que aquí esperan al que quiera venir.

 

A pesar de no ser tan famosa como Brujas, Gante, Amberes y otros destinos belgas, vale la pena acercarse a esta pequeña ciudad que nos atrapará con su hospitalidad y su encanto.

Un paseo por Lovaina debe pasar obligatoriamente por el Ayuntamiento, soberbio edificio de estilo gótico flamígero del siglo XV, el Museo del Cincuentenario y el cautivador y siempre animado barrio de Le Mont des Arts, fundado por el rey Leopoldo II.

Sin embargo, lo más impresionante de la ciudad es su excepcional ambiente callejero, con sus innumerables bares y terrazas siempre llenos de gente (incluso cuando hace más frío) y los comercios abiertos hasta horas impensables en otros lugares del país. Y es que estamos en una ciudad donde la gente sabe vivir y quiere aprovechar todos los minutos del día para divertirse y pasarlo bien. Muchos de sus habitantes dicen, entre bromas, que tal vez es la única herencia que dejaron allí los españoles tras años de ocupación entre los siglos XVI y XVII.

Llegar a Lovaina desde Bruselas es bien sencillo. Hay numerosas conexiones de tren desde Bruselas, que queda a solo 20 kilómetros dirección oeste y por carretera con el resto del país, tanto la región de Flandes como la de Valonia. Es la ventaja de situarse en una ubicación tan céntrica.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , .