Las Ramblas de Barcelona

En Las Ramblas se encuentra la verdadera alma de la ciudad de Barcelona, un largo paseo peatonal, dividido en tres secciones, que comunican la fachada marítima de la ciudad con la Plaza de Catalunya, custodiada por árboles y puestos de flores y recorrida a diario por miles de turistas.

Aquí el visitante encuentra de todo: bares, terrazas y restaurantes pero también puestos ambulantes, mercadillos, numerosos y originales artistas callejeros (los más famosos son las estatuas vivientes) y elegantes edificios entre los cuales destaca el prestigioso Liceo.

En una de las calles transversales de Las Ramblas podemos llegar al Mercado de la Boquería, que se cuenta entre los más bonitos de Europa, un espectáculo de colores, sabores, sonidos y aromas. Si no quieres comprar nada también vale la pena pasar por aquí y dejarse atrapar por su ambiente.

Otras calles dignas de recorrer discurren paralelas a las Ramblas. Son el Carrer del Carme y el Carrer del Hospital, dos de los mejores lugares en la Ciudad Condal para ir de compras. En ellas hallaremos tiendas para todos los gustos.

Al principio de la Rambla, cerca de Plaça Catalunya, está la famosa Font de Canaletes, donde los aficionados al FC Barcelona se reúnen para celebrar las victorias de su equipo; en el otro extremo, al final de la Rambla, como dice la canción, se levanta el Monumento a Colón, con su famoso dedo apuntando hacia el mar, donde se sitúa el Maremagnum. Si quieres puedes subir a lo alto de la columna y disfrutar de hermosas vistas de la ciudad.

También merece la pena desviarnos para visitar la Plaça Reial, la puerta de entrada al Brrio Gótico de Barcelona, llena de terrazas y de animación tanto de día como de noche, aunque también coto de caza de los carteristas. Así que cuidado.

Viajando por España las palabras clave son , , , .