El Mausoleo de Lenin en la Plaza Roja

El Mausoleo de Lenin en la Plaza Roja de Moscú es una de las atracciones más macabras de la capital de Rusia, aunque sin duda imprescindible para los amantes de la historia y los curiosos en general que no pueden resistirse a rendir visita a la pirámide de granito rojo y negro que contiene el cuerpo embalsamado de Vladimir Ilich Lenin, líder de la Revolución Bolchevique y uno de los fundadores de la URSS.

Lenin murió el 21 de enero de 1924 y, pese a que en pidió ser enterrado sin más, el Politburó decidió que fuera embalsamado para que su cuerpo fuera exhibido antes de su funeral.

No solo no fue enterrado sino que en 1929 se le construyó este mausoleo, de dudoso gusto estético, diseñado por el arquitecto Alexei Shchusev. Años más tarde, ante la amenaza de la invasión nazi, el cuerpo fue trasladado a la fría Siberia en el transcurso de una operación secreta cuyo nombre en clave era “Objeto nº 1”.

El sarcófago se mantiene a una temperatura constante de 16 ° C y una humedad de 80 a 90 por ciento. Cada semana se aplica sobre el cuerpo un blanqueador suave para combatir los hongos y cada dos años el cadáver se somete a un baño químico de glicerol y potasio. Además, cada tres años, Lenin recibe un traje nuevo. Una verdadera locura.

Si en tu viaje a Moscú quieres ver a Lenin solo podrás acceder al mausoleo durante cinco minutos, en una visita que se realiza en pequeños grupos bajo la mirada vigilante de los guardias que copan todos los rincones de la habitación.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , .