El Museo del Glaciar en Noruega

Mejor visitarlo ahora , en verano, porque nos proporcionará una sensación muy refrescante y porque en invierno resulta duro viajar a Noruega. Se trata del Museo del Glaciar, una experiencia única donde aprender muchas cosas y asombrarse ante el poder de las fuerzas de la Naturaleza.

Este museo se encuentra en la pequeña aldea de Fjærland, en las profundidades de un larguísimo fiordo al norte de la ciudad de Bergen. Su sede se ubica en un peculiar edificio  de madera y hormigón diseñado por Sverre Fehnel arquitecto ganador del premio Pritzker en 1997. La razón de la elección de este lugar para un museo de este tipo es la cercanía con el  glaciar más grande del continente europeo, el glaciar de Jostedal.

Este pueblo antiguamente era accesible sólo por ferry, pero desde el año 1994 una serie  de túneles nos permiten llegar por carretera directamente desde Oslo.

El museo exhibe una fabulosa exposición que nos permite viajar por el tiempo, desde la prehistoria hasta nuestros días, profundizando en las cuestiones relativas al hielo, la nieve, los glaciares y la formación de los fiordos noruegos. Una interesante muestra donde aprender mucho acerca de los orígenes de nuestro planeta y el futuro del mismo.

Pero solo el edificio en sí ya merece una visita a esta pequeña localidad noruega. Una impresionante estructura diseñada completamente de formas geométricas, que incluye un corredor rectangular para las exposiciones y una sala de lectura circular. Una maravilla que le valió ser nombrado en 1994 el Museo Europeo del año.

El Museo del Glaciar (en noruego Norsk Bremuseum) solo puede visitarse de abril a octubre. El precio de la entrada es de 120 coronas, unos 16 €. Los niños pagan solo la mitad.

Viajando por Europa las palabras clave son , .