El Shard de Londres, el edificio más alto de Europa

Después de la clausura de los Juegos Olímpicos la ciudad de Londres vuelve a la normalidad, aunque adornada por una serie de modernos edificios e infraestructuras, y no todos ellos relacionados con el mundeo del deporte. Por ejemplo el impresionante Shard, el ediuficio más alto de Europa inaugurado hace apenas unas semanas.

A apenas unos pasos del London Bridge y muy cerca del Támesis, el Shard levanta sus 310 metros de altura de forma imponente y superando a la Torre del Commerzbank de Frankfurt que ostentaba tal honor hasta ahora.

El Shard (“la astilla”) es desde ahora el mejor mirador de la capital británica desde el cual podremos llegar a divisar el Big Ben, el London Eye, el Palacio de Buckingham, Hyde Park e incluso el Observatorio de Greenwich, río abajo.

Pronto nos acostumbraremos a su presencia pero a decir verdad el Shard no ha despertado demasiado entusiasmo entre los londinenses, empezando por el mismísimo príncipe Carlos que lo definió como “una especie de enorme salero”.

La idea del diseño del Shard se la debemos al arquitecto italiano Renzo Piano, que concibió este edificio como un gigantesco velero que emergía de forma imponente de las aguas del río. Él puso el diseño, el dinero lo ha puesto el gobierno de Qatar, un país que tiene estrechos vínculos políticos y comerciales con  el Reino Unido.

Un nuevo icono para la ciudad al que pronto aprenderemos a querer, como pasó con el London Eye, la gran noria londinense que se instaló junto al río para celebrar el nuevo milenio y se quedó allí para siempre.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .