San Vicente de la Barquera, un puerto lleno de encanto

San Vicente de la Barquera es uno de esos puertos del Cantábrico que todavía conserva su esencia genuina y su encanto marinero. Se sitúa a unos 60 kilómetros al oeste de Santander dentro del Parque Natural de Oyambre, muy cerca de otra parada indispensable en esta verde región: Santillana del Mar.

La localidad, en un emplazamiento envidiable de cara al mar y con el telón de fondo de los nevados Picos de Europa, en los últimos años ha alcanzado todavía algo más de popularidad por ser el lugar de nacimiento del cantante David Bustamante, hijo ilustre de esta villa marinera.

Aunque su casco antiguo es bien interesante y se mantiene en un excelente estado de conservación, la estampa más característica de San Vicente de la Barquera es la de la ría donde se balancean amarrados los botes y lanchas pesqueras con sus cascos pintados de vivos colores. Imágenes llenas de sabor y belleza.

También hay que mencionar sus playas. La principal es la de Merón, la más larga, aunque también merecen una visita (o un baño si es verano y el calor aprieta) las de El Rosal y Tostadero.


Otra visita destacada es la del Castillo de San Vicente de la Barquera, construido en el siglo XIII y convertida en prisión por los Reyes Católicos. Hoy alberga un pequeño pero interesante museo de la villa y es el escenario de diversos actos culturales.

Los puentes también son uno delos iconos característicos de San Vicente de la Barquera. El más antiguo data del siglo XV, el Puente de la Maza, levantado en piedra y con 28 ojos, que sustituyó a un viejo puente de madera del que ya no quedan vestigios.

San Vicente de la Barquera es, en definitiva, un excelente destino para disfrutar de lo mejor del Cantábrico, sus productos gastronómicos, su ambiente añejo y su encanto marinero.

Viajando por España. Viajes a San Vicente de la Barquera, un puerto lleno de encanto.