La Columna de Trajano en Roma

La ciudad de Roma es un espectacular museo al aire libre donde el arte y la historia nos sorprenden en cada rincón, detrás de cada esquina. De los recuerdos de la época imperial sin duda el Foro o el Coliseo son los más conocidos, aunque no menos impresionante es la Columna de Trajano, levantada en el año 113 d.C para rendir homenaje e inmortalizar la conquista de la Dacia (la actual Rumanía) por parte del emperador Trajano.

Esta impresionante columna mide nada menos que 42 metros desde el pedestal y está decorada por 200 metros de altorrelieves que, a modo de pergamino y en espiral ascendente, son una prolija narración de estas batallas.

En sus orígenes, el pedestal contenía una pequeña urna destinada a conservar las cenizas del emperador Trajano, por eso podemos decir que en sus inicios fue en realidad un monumento funerario rematado con una elegante escultura del emperador hispano, que fue sustraída en la época medieval y sustituida por una de San Pedro, la que hoy vemos.

Aunque su estado de conservación es óptimo, ha perdido casi  toda la decoración polícroma que daba color a la columna. Eso sí, sigue intacto el pedestal, adornado con relieves que muestran el botín de armas conseguido tras la campaña dacia. Uno de los relieves más famosos del friso es el episodio que enseña el suicidio del príncipe de los Dacios.

Documento histórico y a la vez impresionante obra artística, no puedes dejar de visitar la Columna de Trajano en tu viaje a Roma. Se encuentra a medio camino entre el Coliseo y la Plaza Venecia, y se puede visitar desde las 9 de la mañana.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , .