Estambul: cruceros por el Bósforo

Un viaje a dos continentes sin necesidad de salir de la misma ciudad. Eso es lo que ofrece Estambul, entre muchas otras maravillas. Y para obtener lo mejor de las dos orillas, la europea y la asiática, nada mejor que un crucero por las aguas del Estrecho del Bósforo.

El Bósforo es un brazo de mar  de unos 30 km. de largo y anchura variable que conecta el Mar Negro con el Mar de Mármara y a la vez divide la ciudad de Estambul en dos partes. Es el límite y a la vez puente entre dos continentes.

El crucero por el Bósforo es casi obligado para todos los viajeros que visitan esta fascinante ciudad. Largas colas de turistas se forman cada día en los muelles del puerto para tomar el ferry que realiza un recorrido por ambas riberas.

Sin duda la mejor opción es dirigirse al viejo muelle de Bogaz Hatti, en Eminou. Desde allí zarpan continuamente barcos desde donde zarpan barcos que realizan cruceros cortos (aproximadamente de una hora y media de duración) haciendo paradas en los puntos más bonitos e interesantes.

Los precios son tan variados como las modalidades de cruceros existentes. Uno especialmente recomendable es el que visita la aldea de Bogaz Iskelesi, un lugar fabuloso por el que pasear y sentarse tranquilamente a comer pescado viendo pasar los barcos.

No se puede clasificar el crucero por el Bósforo como un crucero más, se trata de una experiencia diferente, casi mágica. Disfrutar de un atardecer en estas aguas llenas de historia admirando las siluetas recortadas de la Mezquita Azul, el Palacio de Topkapi o la Iglesia de Santa Sofía, es algo que un viajero difícilmente podrá olvidar.

Viajando por Asia, Europa las palabras clave son , , .