Granada: el renacimiento del Patio de los Leones de la Alhambra

Ha habido que esperar cinco años para que el Patio de los Leones, uno de los espacios más bellos y espectaculares de la Alhambra de Granada, volviera a lucir su esplendor y a recibir de nuevo las visitas del público.

Han sido cinco años de minuciosos y concienzudos trabajos de restauración, acompañados de importantes excavaciones arqueológicas en el recinto del palacio rojo de los reyes nazaríes. La espera ha valido la pena porque el resultado es deslumbrante: las esculturas han sido limpiadas y restauradas, mientras que el suelo ha vuelto a ser cubierto con losas de mármol de Macael, recreando su aspecto original.

De modo que esta típica postal de Granada vuelve a la vida. Turistas y visitantes podrán volver a admirar la hermosa e histórica fuente de cerca, tal y como la imaginó el sultán  Muhammad V en el siglo XV. Incluso se ha recuperado el circuito hidráulico original de la fuente.

La fuente había sufrido un serio deterioro a causa del impacto turístico: los visitantes tocaban los leones y se mojaban las manos en la fuente sin ninguna restricción hasta que en  1987 se cerró el acceso al centro del patio y se instauró una estrecha vigilancia para impedir estas acciones.

En estos cinco años que ha durado la restauración, nuevos tesoros de la Alhambra, un yacimiento arqueológico que no parece tener fin, han salido a la luz. Y es que las excavaciones han develado una serie de construcciones previas a la construcción del palacio, como una red de canales de agua que podrían formar parte de otro palacio anterior.

Todos estos hallazgos y los detalles sobre su investigación se exhiben en la Cripta del Palacio de Carlos V, dentro del recinto de la Alhambra.

Viajando por España las palabras clave son , , .