Wall Street, el corazón financiero de Nueva York

El corazón financiero de Nueva York… ¡Y de todo el mundo! Una visita  a Wall Street, un nombre que se escribe con mayúsculas dentro del mapa mundial del poder y el dinero, puede resultar decepcionante para el viajero, pues se trata solo de una estrecha calle del bajo Manhattan, al este de la avenida Broadway.

Pero en esta calle se halla la Bolsa de Nueva York, la del famoso índice Dow Jones cuyas fluctuaciones son un misterio para la mayoría de los mortales. Sin duda, un lugsr emblemático que no podemos dejar de visitar en nuestro viaje a la Gran Manzana.

El nombre de Wall Street tiene su origen en la época en la que la ciudad se llamaba Nueva Amsterdam. Aquí se levantaba la empalizada o muro (wall en inglés) con el que los colonos holandeses se protegían de ataques externos.

Hoy cuando decimos Wall Street nos referimos no tanto a la calle en sí como al  mercado de valores  y las instituciones financieras de los Estados Unidos.

Esta es también una de las zonas comerciales de todo el país y en los últimos años objetivo de la furia de los movimientos antisistema opuestos al capitalismo. No es un fenómeno tan nuevo como parece: ya en 1920 estalló aquí una bomba que mató a 40 personas. Un atentado reivindicado por anarquistas americanos.

Hoy se puede realizar una ruta guiada por Wall Street, donde se explica el papel y las vicisitudes de este lugar durante el Crack de 1929 y la Gran Depresión y donde podemos visitar el famoso Wall Street Bull, el toro embistiendo, una estatua de bronce de tres toneladas que pretende ser el símbolo de la fortaleza de los estadounidenses tras superar la crisis crediticia de 1987.

Con la crisis actual que hoy padecemos todos, tal vez se haga necesario levantar otra estatua más poderosa, un dinosaurio gigante o algo así.

Viajando por América las palabras clave son , , .