Texel, la isla más verde en Holanda

Texel es la isla más grande de Holanda. Una mancha verde y ovalada de 25 kilómetros de largo, bañada por las aguas del Mar del Norte (oeste) y el Mar de Frisia (este), y separada del territorio continental holandés por el estrecho de Marsdiep.

Se trata de una preciosa joya verde rodeada de playas desiertas y arenosas. En su interior encontramos sietre pequeñas aldeas que antiguamente vivían de la ganadería, ya que la isla está cubierta de pastos fértiles que alimentan una considerable cabaña vacuna. Hoy su gran fuente de ingresos es el turismo.

 

El encanto de Texel empieza en el mismo momento que decidimos viajar a ella. Hay que tomar el ferry en la localidad de Den Helder, en el extremo norte de la provincia de Holanda septentrional, unos 80 kilómetros al norte de Amsterdam. Este ferry apenas tarda veinte minutos en llegar a Texel y lo mejor es que podemos transportar en él nuestro coche para recorrer los rincones de la isla.

El pueblo principal de Texel se llama Den Burg, situado en el mismo centro de la isla, aunque el más frecuentado por los turistas se llama Koog, en la costa occidental. A un lado encontramos grandes dunas que separan las casas de la fuia del mar y al otro un tupido bosque. Se trata de un lugar hermoso y único que cautiva el corazón de todos los viajeros.

Otro lugar digno de visitar en Texel es Oudeschild, en la costa frisona. Es un encantador puerto pesquero tradicional donde se encuentran algunos lugares excelentes para probar la típica cocina marinera holandesa, en la que el arenque es el rey.

Toda la isla es una importante reserva natural y lugar de paso de numerosas especies de aves migratorias, sobre todo en la zona occidental, donde se encuentran las grandes dunas de la isla. Los enamorados de la naturaleza eligen al bicicleta para moverse por la isla en busca de estos animales, observar su comportamiento, conseguir hermosas fotos.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , .