Tordesillas, un lugar privilegiado

Un lugar privilegiado: con ese lema la pequeña e histórica localidad de Tordesillas, a menos unos treinta kilómetros de Valladolid, promete un sinfín de experiencias interesantes para los viajeros que buscan esos destinos menos famosos pero que esconden grandes tesoros y esperiencias inolvidables.

Y es que Tordesillas, pequeña en extensión, es muy grande en su dimensión histórica, dado que esta villa fue sede de la corte real española en el siglo XVI, un hecho que se refleja en la elegancia de sus casas y palacios, así como de la Plaza Mayor.

Entre todas esas construcciones destaca una por encima del resto: el Palacio Real, donde vivió la Reina Juana I de Castilla durante casi cincuenta años. Un segundo palacio fue construido justo al lado del primero, con unas fabulosas vistas al río Duero.

La mala calidad de los materiales utilizados para su construcción obligaron a lo largo de la historia a que los monarcas realizaran en él constantes reparaciones. Hoy, no tan bien conservado como cabría esperar, este palacio sigue en pie como testigo mudo de la época de mayor esplendor de Tordesillas. 

Además del palacio, hay otros edificios que merece la pena visitar en nuestra parada en la ciudad. Uno de ellos es la Iglesia de San Pedro, en la Plaza de Roma, o la Casa de San Antolínun palacio renacentista con aspecto de fortaleza.

Los amantes de la historia no podrán dejar de visitar las Casas del Tratado, a orillas del río, donde se firmaron las cláusulas del Tratado de Tordesillas en 1494 por el que España y Portugal, los dos grandes imperios incipientes de la época, se repartían sus áreas de influencia en ultramar: un meridiano imaginario que pasaba sobre el archipiélago de Cabo Verde dejaba las tierras del Nuevo Mundo para los españoles y la ruta oriental de las especias para los lusos.

 

Viajando por España las palabras clave son , , .