San Pellegrino Terme, una coqueta ciudad-balneario al norte de Italia

La pequeña ciudad de San Pellegrino Terme se encuentra cerca de Bérgamo, a unos 70 kilómetros al noreste de Milán, en los Alpes italianos, en el corazón de la región de Lombardía. En un lugar conocido por sus milagrosas aguas y sus tratamientos de salud y belleza, aunque también es un lugar ideal para descansar y hacer turismo.

Las fuentes termales de San Pellegrino Terme son conocidas desde la Antigüedad, y hasta atrajeron la atención del mismo Leonardo da Vinci, pero no fue hasta el siglo XVIII que sus aguas fueron analizadas y empezaron a ser aprovechadas sus cualidades curativas. Su popularidad creció tanto que pronto se establecieron aquí hoteles y todo tipo de servicios para que los más pudientes milaneses pudieran relajarse y descansar.

San Pellegrino Terme mezcla perfectamente la diversión de una gran ciudad con su casino, centros comerciales y vida nocturna con la paz y el relax de sus paisajes, las montañas verdes de cumbres nevadas y el encanto del valle del río Bremba.

El balneario San Pellegrino Terme permanece abierto desde marzo hasta noviembre. En él se ofrecen todo tipo de tratamientos curativos y de belleza como fangoterapia, balneoterapia, irrigaciones e hidropinoterapia (la ingesta de aguas minerales). No por nada se encuentra en este lugar la famosa fuente donde se embotella el agua mineral San Pellegrino Terme, que proviene de un manantial subterráneo de la ciudad situado a 300 metros de profundidad.

Para llegar a San Pellegrino práticamente solo existe un itinerario posible, el de al vieja carretera desde Bergamo  que fue abierta para facilitar el acceso a los primeros turistas del siglo XIX. Se toma la A4 y después la salida SS470 – Val Brembana. Hay que pasar por algunos pueblos encantadores como Ponte San Pietro, Villa d’Alme y Zogno hasta llegar a nuestro destino.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .