Museo Van Gogh en Amsterdam

Uno de los artistas más famosos de la historia y que arrastra una historia más triste fue el pintor holandés Vincent van Gogh. Solitario, impresionista incomprendido y afectado de serios problemas psiquiátricos, pasó casi toda su vida en la pobreza. No vendió ni un cuadro y paradójicamente hoy sus lienzos valen millones de euros.

Tuvo que pasar un siglo para que su obra fuera reconocida. Hoy, en Amsterdam se levanta un pequeño y coqueto museo que sin embargo atrae a miles de visitantes cada semana a través del cual acercarnos a la magnífica y singular obra de Van Gogh y a su atormentada vida, sin saltarnos el truculento episodio en el que se cortó la oreja.

En sus tres plantas se exponen más de 200 pinturas y 500 dibujos del artista. La exposición es cronológica y se basa en los lugares donde el pintor residió a lo largo de su vida: Holanda, París, Arles, Saint Rémy y Auvers-sur-Oise. También se exhiben objetos personales y las cartas que escribió a su hermano Theo. La planta superior se reserva a exposiciones temporales para artistas invitados.

Fácil de visitar y recorrer, el Van Gogh Museum es una de las visitas culturales estrella en la ciudad, estratégicamente ubicado en la Museumsplein, la plaza de los museos, muy cerca del Stedelijk y el Rijksmuseum, a dos pasos del siempre verde Vondelpark en uno de los barrios más tranquilos y elegantes de Amsterdam.

El museo abre todos los días de 10:00 a 18:00. El precio para los adultos es de 12,50 €, para menores de 18 años solo 2.,0 €, mientras que los menores de 13 años entran gratis. En el interior hay una cafetería y una interesante tienda de recuerdos donde todo el mundo compra calendarios, pósters y láminas de reproducciones de grandes obras de Van Gogh como Los Girasoles o La Noche Estrellada.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , .