Inveraray, una pequeña joya de Escocia

Escondida al fondo de un profundo fiordo en la costa occidental de Escocia se encuentra la bella y pintoresca localidad de Inveraray, una joya situada a unos 125 kilómetros al noroeste de Glasgow donde no falta el castillo, el campo de golf y un número nada despreciable de pubs.

La panorámica de Invereray desde el agua es la de una hilera de pequeñas y encantadoras casitas blancas que se asoman al mar. Son la viva imagen de la calma y la tranquilidad, un lugar de esos donde uno sueña retirarse una temporada para alejarse de la rutina y los problemas cotidianos y dejarse envolver por la magia de las tierras escocesas, siempre verdes y un tanto salvajes.

El Castillo de Inveraray, construido a mediados del siglo XVIII por el Conde de Argyll, se levanta poderoso vigilando el acceso al pequeño puerto de la ciudad. un puerto ideal para pasear y dejar volar la imaginación. Aquí se encuentra el Barco-Museo del Pingüino Ártico, un museo marítimo muy interesante. El otro museo de la localidad es la vieja prisión, que también mira hacia el mar.

Merece la pena caminar a través de una espesa arboleda hasta el Castillo, enorme, rotundo y cuadrado, bien custodiado por cuatro altos torreones en cada una de sus esquinas. Si entramos, además de admirar su arquitectura y sus jardines, podremos toparnos con una extensa muestra de armas y armaduras del siglo XVI. Una vasta colección ubicada en un salón que cuenta con uno de los techos más altos de Escocia.

Rodeada de colinas y bosques, y extendida a lo largo del brazo de mar que penetra en el interior del país, la aldea de Inveraray es uno de los destinos más recomendables para descubrir la Escocia más auténtica. Si viajas a Glasgow, no dudes en alquilar un coche y acercarte a este maravilloso lugar.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .