Italo, el tren de alta velocidad italiano

En Italia solo se usan dos de los cuatro puntos cardinales: solo hay norte y sur, dos mundos a menudo opuestos que incluso pueden llegar a vivir uno a espaldas del otro, por eso son tan importantes los medios de comunicación que vertebran el país. El último en llegar es el Italo, el flamante tren de alta velocidad transalpino.

El Italo, que inició sus recorridos esta misma primavera, ya es conocido por el apodo de “el Ferrari de las vías”, un nombre no escogido al azar, primero porque luce un color rojo intenso y después porque es propiedad del grupo empresarial NTV, presidido por Luca Cordero di Montezemolo, que a la vez es el mandamás de la escudería Ferrari.

Si planeas viajar a Italia, a bordo del Italo cubrirás la distancia desde la  capital del norte, la elegante Milán, hasta la deliciosa y caótica urbe del sur, Nápoles, en cuestión de horas. En este eje Milán-Nápoles hay por supuesto paradas tan interesantes como Turín, Bolonia, Florencia y Roma.

Se puede elegir entre tres categorías (smart, club y primera), según el grado de confort y servicio a bordo. El tren dispone de un vagón que es una sala de cine, otro que alberga un spa, un vagón comedor donde se sirven menús de autor… En definitiva, el placer de un viaje en tren pero con toda la comodidad y rapidez de los modernos trenes veloces.

Además de la tecnología y del moderno diseño, el Italo piensa también en el medio ambiente, ya que cuenta con una flota de trenes ecológicos con bajísimo impacto sobre el medio ambiente, trenes fabricados con materiales reciclables que consumen menos electricidad. Demostrando que lo moderno y eficiente no tiene que estar reñido con la conciencia medioambiental.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .