Pequeña guía de viaje de Rumanía

Después de muchas décadas herméticamente cerrado al exterior, Rumanía se abre lentamente al mundo como uno de los destinos turísticos  más atractivos y enigmáticos de Europa Oriental. Si sabes poco de este país y sientes curiosidad por saber cuáles son esos atractivos, nosotros te los comentamos brevemente:

Empezaremos por la capital Bucarest y la gran puerta de entrada al país. Una ciudad que asombra por su rica arquitectura de diferentes estilos manifestada principalmente en palacios e iglesias medievales, entre las que se levantan las feas y colosales construcciones de la época comunista.

Con todo, Bucarest es una ciudad elegante adornada con varios museos, palacios como los de  Mogosoaia o Buftea, y antiguos monasterios como los de Snagov, Cernica o Tiganesti.

A orillas del mar Negro se encuentra la ciudad de Constanza, el principal puerto del país,  muy cerca el Delta del Danubio. Se trata de un lugar que figura en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Es una ciudad volcada al turismo gracias a sus paisajes y largas playas.

En el norte del país es muy recomendable la Ruta de los Monasterios, lugares aislados y prodigiosos que parecen haberse detenido en el tiempo: Hureziv, Aratec, Agapia, Sucevita, Putna…

Y claro, sería imperdonable viajar a Rumanía y no visitar el Castillo de Bran en la región de Transilvania, la residencia de Vlad el Empalador, más conocido como el Castillo del Conde Drácula. También en tierras transilvanas se halla la ciudadela medieval de Sighisoara, una de las mejor conservadas de Europa y llena de encanto.

Un último tip secreto: si dispones de tiempo, alquila un coche y lánzate a explorar el país de los Motis, una hermosa región ubicada en los montes Apuseni, un paraíso natural surcado por nuemrosas rutas verdes donde se puede tomar el verdadero pulso a la Rumanía más tradicional.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .