El Puente de Rialto, la Venecia mágica

Es una de las imágenes más famosas de la ciudad de Venecia: elegante y evocador, el Puente Rialto es el más antiguo de los cuatro puentes que cruzan el Gran Canal, un millón de veces alabado por su diseño y admirado por su larga historia.

El Puente Rialto se construyó entre 1588 y 1591 cuando las autoridades de la Serenissima República de Venecia decidieron que había que acabar de raíz con el problema de lso constantes incendios que sufría la ciudad en los que acababa ardiendo y derrumbándose el viejo puente de madera una y otra vez.

Así que se encargó el proyecto al arquitecto Antonio da Ponte, responsable de sustituir al anterior puente de madera con un diseño lo más sólido y original posible. Era una cuestión mportante ya que, además de una importante vía de comunicación, este puente albergaba un gran mercado y era el centro económico más importante de Venecia.

La estructura del puente es similar a la de sus antecesores: dos rampas inclinadas unidas por un pórtico en medio. Lo mejor es que ha logrado resistir hasta nuestros días sin demasiados problemas, lo que significa que da Ponte hizo un buen trabajo.

El Puente Rialto es una de las grandes atracciones de la ciudad de los canales, por eso está atestado de visitantes a todas horas. Lo mejor es visitarlo de noche, con poca gente y elegantemente iluminado, con su reflejo tembloroso sobre el agua del Gran Canal. Sin duda una de las postales más hermosas y mágicas de Venecia.

Cruzando el Puente Rialto desde San Marcos se llega al Mercado Rialto, un lugar lleno de ambiente y color, con los llamativos puestos donde se venden frutas y verduras. Un espectáculo para los sentidos. El Mercado está abierto a diario de 9 a 12 de la mañana en el Campo de la Pescaria y las calles vecinas. Es el heredero del viejo mercado medieval, llamado Rivoaltus, que en latín significa terreno firme y libre de inundaciones.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .