Koalas en Australia

Mucha gente que viaja a Australia lo hace con la ilusión de poder ver de cerca la curiosa y variada fauna que habita esta isla-continente en su hábitat natural, es decir, no detrás de los barrotes de un zoológico. Y aunque la especie más emblemática del país es el canguro, el que despierta más interés entre los visitantes es sin duda el koala.

Hoy en día, estos encantadores marsupiales están seriamente amenazados por múltiples enemigos: enfermedades a los que son especialmente sensibles y que están diezmando poblaciones enteras, ataques de perros y coches que les atropellan cuando cruzan, confiados, por las carreteras.

De modo que los koalas que quedan en Australia están bajo protección y no resulta sencillo encontrarlos cerca de las ciudades. Hubo una época en la que se les podía ver en todas partes pero su extensión se ha ido reduciendo a medida que han ido desapareciendo los bosques de eucaliptus, cuyas hojas son la base de su dieta.

Durante siglos el hombre fue su principal amenaza. Los colonos se dedicaron a la caza masiva de estos animales para vender sus pieles hasta que el gobierno lo prohibió en 1937. Para entonces, los koalas del sur de Australia habían sido ya exterminados.

En el Parque Nacional de Karijini, en el noroeste de Australia, se encuentra la mayor resrva de koalas del mundo. Para llegar hasta él hay que tomar algún vuelo doméstico hacia Perth y desde allí emprender un largo camino por carretera. Pero es simplemente un oasis en mitad de una amplia zona vacía de koalas.

El verdadero gran santuario de estos animalitos se ubica en el estado de Queensland, aunque las colonias de koalas son más pequeñas y se encuentran más repartidas.

Viajando por Oceanía las palabras clave son , , .