El Parque de María Luisa en Sevilla

Uno de los rincones más frescos y verdes de la hermosa ciudad de Sevilla es sin duda el Parque de María Luisa, que es también el jardín público más grande y famoso de la capital andaluza, declarado recientemente Bien de Interés Cultural.

En el siglo XIX este parque formaba parte de los jardines privados del Palacio de San Telmo pero fue donado en 1893 por la infanta María Luisa Fernanda de Borbón (duquesa de Montpensier) a la ciudad. En él se abrieron las plazas de España y de América, que constituyen unos de sus principales atractivos, y fue abierto al público finalmente en 1914.

Es un buen lugar para pasar un día tranquilo en la ciudad, perfecto para relajarse, huir del estrés y disfrutar de un bonito paseo por sus avenidas y glorietas rodeadas de árboles de numerosas especies, plantas, fuentes y rincones. Precisamente son las fuentes, con su toque árabe, las que dan un detalle exótico a este parque, con el dulce sonido del agua y sus bancos forrados de azulejos.

Además, en el parque encontraremos gran variedad de especies animales, los verdaderos habitantes de este oasis urbano, entre las que se pueden destacar los pavos reales y pájaros cantores, cisnes y patos.

La Plaza de América es uno de los lugares más frecuentados dentro del parque, también llamada “la plaza de las palomas” por la ingente cantidad de estas aves que se acumula sobre ella picoteando las migas de pan que los visitantes y turistas les arrojan. En la plaza se ubican también dos de los más famosos museos de la ciudad, el de Artes y Costumbres Populares y el Arqueológico y sede de la Exposición Iberoamericana de 1929.

Belleza y relax es lo que nos espera en el Parque de María Luisa, uno de los espacios más hermosos de Sevilla y probablemente de toda España.

Viajando por España las palabras clave son , , , , .