Temple Bar, la noche en Dublin

Cuando cae la noche y Dublin se va a dormir, hay un barrio del centro de la capital irlandesa que empieza a despertar: se llama Temple Bar, posiblemente el lugar más animado de Irlanda, sobre todo los fines de semana.

Las calles estrechas y empedradas de Temple Bar están repletas de pubs tradicionales y locales de música de todo tipo y para toda clase de público. Es un buen lugar para pasear de día y el mejor sitio donde dejarse caer por la noche, disfrutando de la legendaria calidez y la hospitalidad de los irlandeses.

Hay que señalar que hasta el siglo XIX esta parte de la ciudad era tristemente famosa por la suciedad de sus calles y por ser transitada por lo peor de Dublin: ladrones, prostitutas y gente peligrosa. Eso es ya historia y hoy este distrito es uno de los más recomendables para visitar, tanto por su seguridad como su innegable interés.

A medio camino entre el gigantesco edificio del Banco de Irlanda y la Catedral, esta larga calle debe su nombre al mítico pub The Temple Bar, visita obligada para todo turista, que con 17o años de experiencia es el  más antiguo de la zona. Una pinta de Guinness tiene en Temple Bar un sabor especial.

Cuando uno se anima a deambular por Temple Bar sabe que disfrutará más del ambiente que de las bebidas. Aunque como hemos dicho hay música para todos los gustos, son especialmente frecuentados los locales donde se ofrecen conciertos en directo de música tradicional irlandesa, una buena manera de contagiarse del espíritu local y vivir la noche dublinesa con todo su calor.

Pero la fiesta no se limita al interior de los bares. Los artistas callejeros ponen la música  y la animación en las calles hasta bien entrada la madrugada. Luego llega, inevitablemente, la hora de los borrachos, un pequeño lunar en uno de los barrios más divertidos de Europa.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , .