Los Lagos de Plitvice en Croacia

Poco a poco, los países de Europa del Este que durante tantos años permanecieron cerrados al resto del mundo, van mostrando tímidamente sus tesoros y los turistas empiezan a acudir al reclamo, descubriendo lugares increíbles.

Uno de estos países es Croacia, y una de las joyas que esconde es el Parque Natural de los Lagos de Plitvice, que figura en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde el año 1979.

Un lugar tan especial tenía que esconder alguna leyenda. La que cuenta que cuando el Río Negro de Croacia se había convertido en desierto, la Reina Negra invocó a la lluvia y llovió tanto que se formaron los lagos de Plitvice, ubicados en la región boscosa de Lika, al norte del país.

Se trata de un conjunto de 16 lagos de distinto tamaño distribuidos a diferentes altitudes. Grandes barreras de travertino (roca sedimentaria que se forma a partir de restos orgánicos) separan a unos de otros, que sin embargo aparecen interconectados por bellas cascadas y sorprendentes saltos de agua. los geólogos aseguran que todo este conjunto sigue aun hoy en movimiento, moldeando el paisaje natural de la región.

La visita al Parque de Plitvice es espectacular y absolutamente recomendable. La gran belleza de sus lagos, bosques, ríos, cuevas y cataratas, además de su variada fauna, atraen a más de un millón de personas al año.

Y es que los bosques de Plitvice son también el hogar de numerosas especies animales protegidas como el oso pardo europeo, el lobo, el lince, el gato montés, el águila y el urogallo, constituyendo así un refugio de vida natural de primer orden dentro de Europa.

A 80 kilómetros de la capital Zagreb y muy cerca de la frontera de Bosnia-Hercegovina, Plitvice es parada obligada para todos los amantes de la naturaleza que visiten Croacia.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , .