Tottori, las mayores dunas de Japón

Un inmenso arenal con altas dunas que desde el mar se internan en la tierra. Estamos en Tottori, en la región de Chugoku, una de las zonas más despobladas de Japón, un destino que no aparece frecuentemente en las guías turística del país del Sol naciente y que sin embargo es uno de los lugares más fascinantes de Asia.

A cinco horas en tren desde Tokio, o a la mitad desde Osaka o Nagoya, la sorpresa nos espera en Tottori, un Japón desconocido, donde se extienden hermosas playas de enormes dunas, grandes montañas y, lo mejor, donde apenas llegan los turistas extranjeros.

Pero Tottori es un destino bien conocido por los nipones, que acuden a sus playas cada verano para disfrutar del sol, el mar y las famosas dunas. Una de las más concurridas es la de Hakuto, “la playa del conejo blanco”, extensa y arenosa, la cual resulta imposible ver llena debido a sus colosales dimensiones.

Pero no solo está  Hakuto. Toda la franja costera cercana a Tottori presenta un espectacular paisaje de dunas, asombrosos gigantes de arena que se han formado a lo largo de siglos  por la acción de los vientos meridionales que arrastraban los sedimentos de las montañas de Chugoku hacia el mar del Japón.

Se trata de un paisaje insólito que casi siempre, incluso en la época de vacaciones, presenta el aspecto de un insondable desierto.  Solo en el mes de agosto, cuando tiene lugar en Tottori el festival Shan Shan, la marea humana alcanza a manchar un poco el blanco inmaculado de estas arenas.

En este festival miles de bailarines imploran a los dioses la llegada de la lluvia, siguiendo una tradición de siglos. La danza, llamada Inaba no Kasa Odori, se baila con una pequeña sombrilla de papel, un objeto casi mágico que permite a los suplicantes transmitir el mensaje correcto a los cielos.

Viajando por Asia las palabras clave son , , , , .