Museo de la Sidra en Asturias

La bebida nacional de Asturias se fabrica a partir de las sabrosas y abundantes manzanas que crecen por toda la región. Por eso merece la pena visitar el Museo de la Sidra, en la localidad de Nava, a medio camino entre Oviedo y Gijón.

El proceso de elaboración de la sidra asturiana sigue siendo en su mayor parte artesanal.  El verano es la época para la recolección de las manzanas. Las frutas son seleccionadas, trituradas e introducidas en una prensa donde fermentarán, aproximadamente, cinco meses para obtener la deliciosa bebida, escanciada de forma magistral en todos las celebraciones de los asturianos.

Desde 2002 la “Sidra de Asturias” es un producto con Denominación de Origen Protegida, por lo que para su producción sólo pueden utilizarse las variedades de manzana autóctona.

Pero la tradición es antiquísima: los lagares conservan la sidra en óptimas condiciones desde hace siglos. Los viejos lagares de madera han sido hoy sustiyuidos por grandes depósitos refrigerados de acero inoxidable.

El visitante del Museo de la Sidra asiste en primera línea al proceso de elaboración de la sidra, desde el cultivo de la manzana hasta su embotellado. Es una visita no solo para aprende, sino también para disfrutar, que culmina con una espicha, una pequeña celebración en la que se abre un tonel de sidra.

Tal vez la mejor idea es visitar el museo en el marco de la Ruta de la manzana y la sidra, que se realiza todos los viernes desde el Centro de Recepción de Visitantes de Nava. Dicha ruta incluye la visita al museo, a una plantación de manzanos o pomarada y a un lagar de la comarca.

Viajando por España las palabras clave son , , , .