Table Mountain en Ciudad del Cabo

Elegida el año pasado por internautas de todo el mundo como una de las nuevas siete maravillas naturales del planeta, Table Mountain se levanta como un guardián natural de piedra que vigila la metrópolis de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica. Se trata de la “montaña-mesa”, espectacular y grandiosa, una de esas grandes maravillas que esconde el continente africano.

Table Mountain forma parte de la cadena montañosa que se extiende desde Signal Hill, en el norte de Cape Point, hasta el legendario Cabo de Buena Esperanza, pesadilla de tantos marineros a lo largo de los siglos.

Tanto desde las animadas playas de Cape Town como de los barrios interiores se puede  divisar la inconfundible silueta de Table Mountain, con una majestuosidad que parece recordar a los insignificantes humanos el poder de la Naturaleza. Además, es una montaña coqueta que cambia continuamente de look, y es que esta gran masa pétrea cambia de color según la hora del día, un verdadero espectáculo para los aficionados a la fotografía.

Table Mountain forma parte de una extensa área natural protegida. El parque es reconocido mundialmente por su extraordinaria riqueza natural, una diversidad de fauna y flora únicas imposibles de encontrar dentro de ninguna otra área metropolitana.

Un área bajo protección, pero que por suerte para el viajero se puede visitar. Excepto la szonas de Cabo de Buena Esperanza y Silvermine, el resto del parque es de acceso libre y gratuito. La mejor manera de llegar a él es tomando el teleférico que parte desde Tafelberg Road cerca a Koof Nek y que alcanza una altura de casi 800 metros en pocos minutos.

Solamente el trayecto hasta la cumbre ya vale la pena, con unas impresionantes vistas del extremo sur del continente africano, la inmensidad de Ciudad del Cabo y el punto donde se mezclan las aguas del Atlántico y el Índico.

Viajando por África las palabras clave son , , , .