Brighton, la playa de los londinenses

Brighton es la ciudad costera favorita en Gran Bretaña, conocida también como “la playa de los londinenses” por su ubicación cercana a la capital británica, y es que son muchos los que durante el verano huyen del estrés de Londres para pasar unos días de sol y playa a orillas del Canal de la Mancha.

Ubicada entre las montañas South Downs y el canal, en la región con más horas de sol (o tal vez sería más correcto decir “la menos nublada”) de la costa inglesa, la ciudad es una rica mezcla del patrimonio de la época victoriana, comercio especializado, arte vibrante y espectáculos en cualquier estación del año.

Los ingleses escogen Brighton para descansar, ir de tiendas y disfrutar de la tradicional cocina de la región de Sussex. Pero además de estos placeres, la ciudad cuenta con una animada vida cultural expresada en sus museos, galerías y teatros.

La gran visita en Brighton, después de sus playas y lugares de ocio y diversión, es el Royal Pavilion, uno de los palacios reales más exóticos de Europa con una curiosa mezcla de estilo hindú en la fachada extrena y un interior de inspiración china. Extravagancia y armonía que reflejan la personalidad de su fundador, el rey George IV.

El paseo marítimo es sin embargo el lugar más transitado, perfecto para disfrutar de la brisa marina, relajarse en alguno de los cafés junto a la playa y comprar recuerdos típicos de la ciudad en el barrio de los artistas. Allí está el universo subacuático del Sea Life Centre, el más antiguo de los acuarios, y por supuesto el malecón de Brighton, con su parque de atracciones, sus tenderetes de algodón de azúcar y sus salas de videojuegos.

El entretenimiento para las familias está asegurado en el Brighton Marina: un cine con ocho salas de proyección, una modernísima bolera cubierta, tiendas outlet de marcas famosas y muchísimos restaurantes junto al mar para que los disfruten visitantes de cualquier edad.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , .