Philadelphia, la cuna de Estados Unidos

Si viajamos a Philadelphia no podemos olvidar que vamos a la ciudad donde se empezaron a escribir las primeras páginas de la historia de los Estados Unidos. A finales del siglo XVIII esta era la más poblada de las trece colonias británicas y el gran centro de las ideas revolucionarias bajo el impulso de Benjamin Franklin.

Lo cierto es que actualmente Philadelphia (o Philly como la llaman cariñosamente sus habitantes) no puede competir con la oferta cultural, el ambiente cosmopolita y las atracciones de Nueva York, pero la capital de Pensylvania tiene argumentos suficientes para que nos animemos a hacerle una visita.

Un dato de peso: aquí se redactó y se firmó la Declaración de Independencia de 1776 y la Constitución del país. Ese viejo espíritu revolucionario americano, llamado aquí “patriota” parece impregnar la parte vieja de la ciudad, sus edificios de dos pisos de ladrillo rojo, sus callejones y sus sencillos pero bonitos parques. Es la zona que se extiende entre el Parque de la Independencia y el río Delaware, en oposición a la zona moderna de la ciudad con sus carteles de neón y sus rascacielos.

El Independence Hall (Salón de la Independencia) es, junto con la Campana de la Libertad, la atracción más famosa de la ciudad, asequible en un corto paseo por el centro de la ciudad donde abundan buenos restaurantes, librerías y galerías de arte.

Igualmente hay que reservar tiempo para visitar el Museo de Arte de Philadelphia, uno de los mayores y más ricos del país con una colección que abarca cerca de dos mil años de historia del arte, aunque son muchos los que se acercan aquí por otro motivo: para subir las famosas escaleras que aparecen en la película “Rocky” que el boxeador sube y baja durante su entrenamiento. Es frecuente aquí ver imitadores del personaje interpretado por Sylvester Stallone y gente fotografiándose junto a la estatua esculpida en su honor.

De modo que para entender la historia de este gran país no nos queda más remedio que visitar Philadelphia, que inexplicablemente no siempre aparece en los circuitos turísticos habituales por Estados Unidos. No nos la podemos perder.

Viajando por América las palabras clave son , , , , , .