Oporto, la elegancia de Portugal

Es habitual, al pensar en viajes a Portugal, sucumbir ante la fascinación que ejerce la capital del país, Lisboa, sobre todos los viajeros. Lo cual es injusto, especialmente para otros lugares maravillosos del país vecino. Uno de ellos es la llamada capital del norte del país: Oporto, elegante y mágica.

Para disfrutar de Oporto hay que sumergirse en sus calles, su historia y sus tradiciones. A simple vista nos puede parecer una ciudad más fría y oscura que Lisboa, un tanto desangelada, pero es una sensación que se desvanece en cuanto nos adentramos en su casco urbano, empapándonos de su ambiente añejo y señorial.

Después de visitar los grandes monumentos de Oporto (La Sé, magnífica catedral de Oporto, la Torre de los Clérigos,  el Palacio de la Bolsa…) lo mejor es dirigirse a los lugares donde se respira el auténtico ambiente de la ciudad. Un par de ejemplos, absolutamente recomendables para cualquier viajero: el mercado de Bolhao, una explosión de colores, sonidos, aromas y sabores, y la librería Lello e Irmao, un edificio majestuoso con  una fachada preciosa en el que se puede sentir aun el espíritiu del viejo Oporto, culto y señorial, del siglo XIX.

El Duero es la gran arteria que da sentido a la ciudad, a su historia y su carácter. El río divide la ciudad en dos partes, conectadas por numerosos puentes entre los cuales destaca el Ponte María Pia, diseñado y construido por Gustave Eiffel en 1877. Algo de él nos recuerda inevitablemente a la Torre Eiffel de París.

En la otra ribera del Duero está la localidad de Vila Nova de Gaia, donde se elabora el famoso vino de Porto. Las viejas embarcaciones que solían transportar los barriles desde el valle a la ciudad siguen amarrados en sus orillas como un bonito recuerdo de otras épocas. En Vila Nova de Gaia se encuentran las más prestigiosas y conocidas bodegas donde podremos degustar los mejores vinos elaborados con la receta al estilo británico (se les añade cierta cantidad de aguardiente durante el proceso de maduración) y comprar algunas botellas que llevarnos a casa.

Oporto está también muy cerca del océano. Para disfrutar de las olas del Atlántico, una muy buena idea es tomar el tranvía que conecta la ciudad con la localidad costera de  Matosinhos al norte y Foz do Douro al sur. Un paseo muy hermoso y entretenido cuajado de anchas playas y un puñado de viejas fortificaciones.

Viajando por España las palabras clave son , , , .