Salamanca, bella ciudad estudiantil

En España, Salamanca es la ciudad estudiantil por excelencia, sede de la universidad más antigua del país, llena de vida y cuajada de edificios hermosos y elegantes. Su casco antiguo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1988, destaca por su patrimonio histórico y cultural.

Recorrer sus calles es pasear por algunos de los capítulos más importantes de la historia  española. Eso no quiere decir que se trate de una visita aburrida ni mucho menos porque Salamanca, con sus viejas calles, sus bares de pinchos y su ambiente fresco lleno de caras jóvenes, garantiza un dinamismo cultural único y una propuesta de ocio  singular y famosa  en toda España.

El inexcusable punto de partida:  la Plaza Mayor, vieja y espléndida, punto de encuentro de los salmantinos, que quedan “bajo el reloj”. Esta es solo la antesala del periplo por las joyas arquitectónicas que esconde esta orgullosa ciudad castellana.

Si de día es magnífca, la visita nocturna de la ciudad es todavía más interesante, con todos sus monumentos y edificios impotrantes bañados por los haces de luz de los focos, verdadero orgullo de la ciudad. En el denominado Patio Chico se encuentran la Catedral vieja y la Nueva así como el Huerto de Calisto y Melibea, un bello jardín desde donde es posible contemplar tanto las Catedrales como la Muralla y el río Tormes.

La Casa de las Conchas, el Colegio San Ambrosio, la fachada de la Universidad, (hay que sacarse los ojos hasta encontrar la famosa rana) el Puente Romano, la Iglesia de Santiago, la Torre de los Anaya, el Palacio de la Salina, la Torre del Clavero… El paseo está trufado de sitios fantásticos y tesoros arquitectónicos de primer orden que imprimen a la ciudad un inesperado glamour añejo pero no pasado de moda.

Para redondear una escapada salmantina, nada mejor que aprovechar para salir fuera de la ciudad y explorar algunas de las maravillas de la provincia, tierra de toros y buen jamón, con lugares tan pculiares como Candelaria o pueblos que parecen suspendidos en el riempo como La Alberca, con sus fachadas de entramado de madera y sus balcones floridos.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , .