Lima, un destino soprendente

Antigua y moderna, a medio camino entre el mar y el desierto, pero sobre todo, viva y efervescente. Lima no es sólo la puerta de entrada a los viajeros que llegan de todos los rincones del mundo para visitar el Machu Picchu y los Andes, sino también una ciudad sorprendente, un tesoro por descubrir.

Cuando Pizarro conquistó el Perú decidió construir la capital que controlara tan vasto territorio en un lugar estratégico: junto al mar, para que floreciera el comercio y la flota española estuviera cerca, pero no lejos de la montaña, donde estaban las ciudades incas y todos sus tesoros.

Hoy Lima es una metrópolis moderna, abierta las 24 horas del día, alegre, eficiente y cosmopolita pero que mantiene las trazas arquitectónicas de la época colonial a pesar de la destrucción de los terremotos a lo largo de los siglos. En resumen, la ciudad es mucho más americana que europea.

Uno de los signos de identidad de los limeños es su mezcla étnica de elementos autóctonos, europeos y asiáticos. La ciudad está rodeada de ciudades satélite pobladas por decenas de miles de campesinos en los Andes y la selva amazónica que se han mudado a la capital del país en busca de trabajo. Hasta hace pocos años estos poblados eran simples chabolas construidas sobre la arena de los cerros del desierto. Hoy en día, beneficiadas del desarrollo del país, se han convertido en barrios reales. Por supuesto, persisten las bolsas de pobreza, sin embargo, el cambio se puede percibir en esta y en otras muchas cosas.

El casco antiguo todavía contiene una serie de edificios coloniales y la sede del gobierno. Sin embargo, son las zonas de Miraflores, San Isidro y Barranco las que mejor describen el desarrollo de la ciudad. La trilogía de Mario Vargas Llosa explica cómo es el espíritu que anima a estos tres distritos, con sus rituales y sus costumbres. Paseando por las calles y callejones para sumergirse en una atmósfera donde se mezclan la realidad y la magia.

Y después, la Costa Verde: un paseo por las orillas del Pacífico para observar las ballenas que surcan las olas entre las bandadas de pelícanos, albatros y otras aves marinas. Desde allí, hacia Barranco, el barrio de los artistas, de los teatros y de la vida nocturna. Aquí nació el grupo más conocido de la música rock y pop, aquí podrás conocer a escritores, pintores y poetas y permanecer con ellos para hablar durante horas. Miraflores, a pocos pasos, nos brinda un paseo por la ciudad más tradicional y la posibilidad de probar el pescado crudo cocido con limón y chile antes de visitar los museos. Y para acabar el día y descansar, los parques y jardines del distrito de San Isidro, con su arquitectura típica de Tudor.

Viajando por América las palabras clave son , , , , , , , , .