El Peñón de Ifach, en Calpe

Si por algo es conocida la localidad costera de Calpe (Alicante) es por el Peñón de Ifach, una impresionante mole rocosa de piedra caliza de 332 metros de altura y un kilómetro de longitud. Visible desde cualquier punto de este bello municipio domina a la vez majestuosamente todo este tramo litoral de la costa alicantina, llegándose a divisar incluso los perfiles de la isla de Ibiza en los días más claros.

Este prominente e impresionante peñón, que se halla unido a tierra por un estrecho istmo, es producto de un deslizamiento de la cercana Sierra de Oltà, uno de los accidentes geográficos más peculiares del Mediterráneo español.

En esta comarca, la Costa Blanca para los turistas,  más conocida como Marina Baja para los autóctonos, se encuentran lugares turísticos emblemáticos como Benidorm, Altea, Denia, etc. pero también, lugares de enorme interés ambiental como éste. El itsmo que une al peñón con el continente es un tómbolo cerrado que deja en su interior lagunas salobres,  lugar de anidamiento de varias especies de aves. Precisamente de Ifach toma nombre una especie muy escasa que se denomina Silene hifacensis, probablemente estinguida en el peñón, pero que todavía se encuentra en el Montgó, en Ibiza y algunos otros lugares del litoral próximo al cabo de la Nao.

A ambos lados de Ifach se abren playas de fina arena y aguas transparentes: la de Levante, La Fossa, Cantal Roig y Arenal-Bol.


Muchos turistas no pueden resistir la tentación de escalar el peñón, ya que la ascensión es bastante fácil incluso para personas poco entrenadas. Por desgracia, son numerosos los domingueros y veraneantes que se ponen a la tarea con bermudas y chancletas, con desastrosos resultados. En todo caso, la visita al centro de interpretación debe formar parte de la ascensión, es gratuita y podemos aprovechar para conocer algunas cosas interesantes sobre la naturaleza y la historia del Peñón.

Desde el puerto de Calpe podremos obtener buenas fotografías del Peñón y de paso comer como reyes en alguno de los numerosos restaurantes marineros que se alinean en la costa, una experiencia recomendable que además no es necesariamente cara.

Viajando por España las palabras clave son , , , , .