Atenas, a pesar de la crisis

Aunque la ciudad y el país entero no atraviese sus mejores momentos, golpeados duramente por la crisis económica, Atenas sigue siendo un destino fantástico para cualquier viajero: llena de historia y de vida, con grandes atractivos culturales y una forma de vida alegre que atrapa a todos sus visitantes.

Siempre fue un gran destino pero que se vio potenciado indudablemente a partir de  los Juegos Olímpicos de 2004 y la modernización de todas sus grandes infraestructuras urbanas desde la amplaición y modernización del aeropuerto Eleuterio Venizelos hasta la renovación completa del transporte público.

Ahora parece imposible separar la idea de Atenas de las imágenes de las violentas manifestaciones del año pasado provocadas por los duros ajustes económicos adoptados por el gobierno griego. Sin embargo, esto no refleja en absoluto el carácter de los atenienses ni refleja el ambiente de una ciudad que enrealidad es abierta, pacífica y acogedora con sus visitantes.

Es más, ascendiendo a la Acrópolis nos sumergimos en los viejos callejones de la ciudaddonde parece que el tiempo sigue detenido. Desde arriba contemplamos el panorma de la ciudad: blanca, rodeada de colinas peladas, bajo un cielo de color azul intenso. El lugar está atestado de turistas que buscan forografiarse junto al Partenón y las Cariátides, es mejor contemplar este conjunto por la noche, con el mármol blanco resplandeciendo bajo los focos de la iluminación artificial. Una imagen casi mágica.

A sus pies de la Acrópolis se encuentra el Museo Arqueológico Nacional, uno de los más importantes del mundo, donde encontramos valiosos tesoros como la famosa y enigmática máscara de Agamenón que Heinrich Schliemann, el romántico explorador del pasado griego, encontraraenter las piedras de la vieja Micenas, así como otras obras maestras del arte griego en los albores de la civilización.

Pero es en los populosos y siemper animados barrios de Plaka y Monastiraki, en pleno centro de la ciudad a los pies de la Acrópolis, donde se pulsa el verdadero ambiente de la capital de Grecia. Mercadillos, terrazas, cafeterías se suceden en una vibrante combinación de turistas y locales.

A unos pocos kilómetros se levanta el famoso puerto de El Pireo desde donde zarpan las embarcaciones que conectan Atenas con el universo de islas del Egeo: Mykonos, Rodas, Egina, Corfú, Santorini… Un inventario de maravillas imposibles de abarcar en un solo viaje.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , .