Garmisch-Partenkirchen: saltos de esquí y cataratas congeladas

Junto al concierto de Año Nuevo en Viena, los Saltos de Esquí en la localidad bávara de Garmisch-Partenkirchen son la imagen más famosa que podemos ver todos los años en nuestros televisores cada 1 de enero.

Para albergar esta competición se construyó una gran rampa en la que los saltadores se deslizan para alcanzar alturas de vértigo y aterrizar en la nieve de una gran explanada rodeada de gradas, una especie de estadio en forma de herradura para presenciar este espectáculo.

Lo cierto es que la tradición de esquí y de deportes de nieve en Garmisch-Partenkirchen es muy grande, ya que ha sido sede en numerosas ocasiones de grandes eventos deportivos relacionados con el invierno y la nieve. El día 1 de enero es fiesta grande aquí, con miles de personas llenando las calles del pueblo para asistir a los saltos y vivir el ambiente.

La segunda fecha más importante del calendario deportivo de esta bella localidad a los pies de los Alpes es el 6 de enero, fecha en el que tiene lugar una procesión popular desde el lugar donde está situada la gran rampa hasta las fabulosas cataratas de Partnachklamm, las más espectaculares de Baviera y seguramente de toda Alemania.

El camino hacia las cataratas se prolonga a lo largo del río durante un kilómetro en mitad de un paisaje espectacular, atravesando cuevas y desfiladeros. En verano el verde del bosque y el sonido del agua cayendo montaña abajo combinan a la perfección para ofrecer una imagen paradisiaca.

Sin embargo, todavía es más formidable la visita a las cataratas en invierno. Lo más normal es que no falte la nieve (al fin y al cabo estamos en los Alpes) y las temperaturas sean muy bajas. En esos casos hay que ir con cuidado de no resbalar a causa de las placas de hielo que se forman en algunos tramos del sendero. Al final, en el mirador que se abre delante de la catarata, nos enfrentamos a la fantástica presencia de las cataratas y, si tenemos un poco de suerte, podremos verlas congeladas, como si un mago que habita en el espeso y misterioso bosque que las rodea las hubiera petrificado con un montón de agujas de hielo apuntando hacia abajo.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , , , .