Alto Adige, esquí ecológico a la italiana

Hoy traemos una propuesta diferente para los amantes del esquí y la nieve. Nos vamos al Tirol del Sur, en Italia, cerca de la frontera de Austria. Allí, en las heladas cumbres alpinas, las estaciones del Alto Adige se han apuntado al eco-esquí, la manera más respetuosa de practicar el deporte blanco sin dañar el medio ambiente.

La conciencia medioambiental empieza en los propios remontes y los cañones de nieve artificial, impulsados al 98% por electricidad y otras fuentes de energía renovables generada en centrales hidroeléctricas, centrales de biomasa que queman residuos de aserraderos de la zona y sistemas fotovoltaicos.

Más eco-conciencia: un eficiente sistema de transporte localpermite al visitante dejar el coche en el aparcamiento del hotel. El que llega de lejos (de España por ejemplo) puede aterrizar en los aeropuertos cercanos de Bérgamo y Verona desde donde llegar a las pistas gracias a los servicios de transporte ecológicos a muy bajo precio.

Pero además de respetuosos con el medio ambiente, estos sistemas de transporte son completamente eficaces y nos permiten acceder a las más remotas estaciones y refugios de montañ. Incluso ofrecen varios tours con los que deleitarse con los bellos paisajes de montaña de esta región: el Skitour Santa Cruz en Alta Badia, que llega a ocho refugios bien conocidos por los alpinistas, o el Recorrido por otros picos menos conocidos de los Dolomitas: San Candido-Versciaco, la Rossa Croda, Paso Monte Croce, Valgrande y otros.

En Alto Adige hay otras cosas que ver y hacer aparte de las pistas de esquí. El senderismo es una de las principales actividades de la región, tanto en verano como en invieno.  Hay numerosas rutas y senderos bien señalizados para recorrer el Val di Funes, asomarse a los Alpes Suizos, disfrutar de los paisajes de Alta Badia o de Rosengarten-Latemar. Una forma diferente de descubrir este paraíso de montañas blancas, silenciosas e impresionantes.

Otra actividad muy recomendable es la de navegar en el lago congelado de  Passo di Ressia (Reschenpass), famoso por su misterioso campanario sumergido. Aquí se puede practicar el ice-flying, una especie de windsurf sobre hielo, ideal para los amantes de los deportes de aventura extrema junto con el snowkiting y el snowboard.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , , , , .