El majestuoso Monasterio de El Escorial

Mucha gente que visita Madrid reserva un día para acercarse a la pequeña localidad de San Lorenzo de El Escorial, en plena Sierra de Guadarrama, rodeada por el Monte Abantos, su pinar y la dehesa de La Herrería, cuyo epicentro es el impresionante Monasterio de El Escorial, una de las grandes joyas arquitectónicas de España.

Inmerso en un entorno naturale  de gran belleza, El Escorial fue el centro político del imperio de Felipe II. En este complejo arquitectónico el rey más poderoso de la historia de España edificó una gran basílica, fundó un monasterio y organizó en torno a ellos su palacio y su biblioteca, el panteón donde descansarían sus padres, Carlos I e Isabel de Portugal, sus familiares, sucesores y él mismo.

Las obras de este ambicioso proyecto que marcó un hito en la historia de la arquitectura en toda Europa fueron iniciadas por Juan Bautista de Toledo en 1563 y, tras su muerte, las continuó su discípulo, Juan de Herrera, el genial arquitecto al que debemos el llamado “estilo herreriano”.

La visita al Monasterio (declarado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1984) y las instalaciones anexas nos llevará un par de horas. Además del propio Palacio, vale la pena visitar la magnífica biblioteca, la cripta, las salas capitulares, las salas de las batallas, la pinacoteca y los jardines.

El lugar principal, y sin duda el más espectacular, es la Basílica. Su fachada está presidida por seis majestuosas estatuas de profetas y personajes bíblicos que, según la tradición, el escultor Juan Bautista Monegro elaboró a partir de un único y colosal bloque de piedra. El interior es grandioso e impresionante: varias naves con altísimas bovedas y una cúpula enorme de 17 metros de diámetros, numerosos altares, cuatro gruesas columnas dóricas de granito que sostienen el techo y suelos pavimentados de mármol blanco y gris.  La decoración interior contiene valiosas pinturas renacentistas de artistas italianos y españoles así como creaciones de los mejores orfebres y escultores. La visita deslumbra sin excepción a todo el mundo.

Para llegar a El Escorial desde Madrid hay muchas opciones, aunque la más sencilla es la  de tomar la línea C-8 del tren de cercanías en la estación de Atocha, que nos deja en el mismo centro de esta localidad.

Viajando por España las palabras clave son , , , .