Cenotes, el inframundo maya en Mexico

Cerca de Tulum, un vasto sistema de lagos, cuevas y cavernas subterráneas esconden un tesoro natural único en el mundo. Son los cenotes, paisajes sublimes, sobre todo para buzos y nadadores.

A unos cincuenta kilómetros de las ruinas mayas de Tulum, encontramos justo en medio de la selva una puerta hacia otro mundo, un gigantesco sistema de lagos, cuevas y canales subterráneos de agua dulce que atraviesan la meseta kárstica de la península del Yucatán que se extienden hacia el este atravesando el estado de Chiapas y hundiémdose en el Océano Atlántico.

El descenso a uno de los cenotes del sur de México es una experiencia sobrecogedora. Estas cuevas eran sagradas para los mayas, quienes utilizaron sus aguas para regar los campos de maíz y abastecer florecientes ciudades como Chichén Itzá, Cobá, Tulum o Palenque. También fueron lugares donde se enterraban vivas a  las mujeres jóvenes en sacrificio a sus dioses (como en la película Apocalypto). En el mundo maya, el agua era la vida y a la vez la muerte.

Pozos insondables imposibles de rastrear, paredes lisas y traicioneras, una fauna acuática aun poco conocida… Los cenotes siguen siendo misteriosos y solo una pequeña parte de ellos ha sido explorada a conciencia. Sus nombres son realmente evocadores: Dos Ojos, Kukulkán, Cueva de los Murciélagos, etc.

Todos ellos tienen una característica común: su entrada en forma de cuello de botella, en la que en algunas ocasiones se ha instalado una escalera y una plataforma de madera para hacerlos más accesibles. En el interior: cuevas, arcos, bóvedas y galerías inundadas que se extienden por kilómetros, después de miles de años de trabajo de la Naturaleza.

Para sumergirse en sus aguas hace falta un equipo de buceo normal y una alta dosis de sangre fría. La sensación de penetrar en un lugar silencioso, oscuro y desconocido puede fascinar y aterrorizar a partes iguales. Los turistas avanzan guiados por un monitor y un largo cable amarillo que no deben soltar en ningún momento: es la única vía que les conecta con el mundo exterior.

Viajando por América las palabras clave son , , , , , .