Estambul: una ciudad, dos continentes (1)

Entre Europa y Asia, entre Oriente y Occidente, historia y la modernidad. Estambul es una ciudad de muchas caras donde genoveses, venecianos, otomanos y griegos se han dado cita a lo largo de la historia para lograr esta increíble fusión. Un lugar diferente al resto de Turquía.

Es la ciudad de las iglesias transformadas en mezquitas, de restos romanos y bizantinos, de telas y especias, pero también de las tiendas de lujo y los locales de diseño, del color del Gran Bazar y de una fantástica gastronomía.

Se necesitan varios días para capturar la esencia de Estambul. Quien llega por primera vez en esta ciudad, se siente abrumado por su dinamismo, su vida y el caos del tráfico. Pero tras vencer esta primera impresión un tanto cargante, poco a poco descubrimos una de las ciudades más maravillosas del Mundo.

Sultanahmet es el distrito urbano de Estambul donde mejor se combinan la historia de la ciudad, el influjo del Islam y los colores del paisaje. Aquí surgió la “nueva Roma” fundada por el emperador Constantino, y aquí fue donde el sultán levantó su palacio. Sin duda el lugar que mejor simboliza los diversos pasajes históricos de Bizancio-Constantinopla-Estambul es la iglesia de Santa Sofía, primera basílica de Bizancio, reconvertida luego en una mezquita y ahora, desde la revolución de Mustafa Kemal Atatürk a principios del siglo XX, también un museo. Las alfombras que cubrían los suelos se han eliminado, así como el yeso que ocultaba los espléndidos mosaicos de la época bizantina. El resultado es un lugar encantador, donde elementos islámicos y cristianos coexisten sin conflicto alguno.

Frente a Santa Sofía, separada por jardines y fuentes, se levanta la Mezquita Azul, uno de los edificios más bellos de Estambul y símbolo de la ciudad. Aquí el color dominante es el azul turquesa a causa de los mosaicos de Iznik que cubren las paredes y columnas interiores. Incluso la iluminación, situada mucho más bajo que la enorme cúpula, crea un muy sugestivo. Es un lugar de culto pero puede ser visitado siguiendo algunas normas: hay que entrar descalzado, las mujeres deben llevar velo y solo se puede acceder a una zona acotada para visitantes.

Detrás de Santa Sofía está el soberbio Palacio de Topkapi, en mitad del Parque Gülhane, sobre el promontorio del Serrallo. Entrar en él es cruzar la línea del tiempo, con una arquitectura a medio camino entre Oriente Medio y Europa Central,  y sus jardines limpios y ordenados. Hoy el palacio es un museo que recorre los momentos más gloriosos del Imperio Otomano. Todas las estancias están decoradas con valiosos azulejos. Con un poco de fantasía podemos imaginar el harén, la imagen de la concubina favorita del sultán, el edificio del Tesoro y otras muchas maravillas.

Viajando por Asia, Europa las palabras clave son , , , , , , .