Las impresionantes Cataratas de Iguazú

Recientemente nombradas como una de las Nuevas Siete Maravillas el Mundo Natural, las Cataratas de Iguazú son uno de los grandes focos turísticos de América del Sur. Nada menos que 275 saltos de agua a diferentes alturas a lo largo de una media luna de dos kilómetros y medio. Un espectáculo natural único que atrae anualmente a millones de visitantes.

Como sucede con otra de las grandes cataratas del mundo, las del Niágara, estas cascadas se reparten entre ds estados: Argentina y Brasil, por lo que pueden ser visitadas y contempladas desde los dos lados de la frontera. Se suele decir que es desde el lado brasileño desde donde se obtienen las panorámicas más impresionantes.

Se puede recorrer este fabuloso lugar a través de una serie de paseos catalogados:

El Paseo Inferior se inicia en el mirador y desciende hacia el lecho del río a través de unas escalinatas talladas en la roca. El camino es exuberante y hermoso, con la visión contínua de los saltos de Lanusse y de Álvar Núñez Cabeza de Vaca, además de la indescriptible  y fascinante Garganta del Diablo. En el paseo los visitanets acaban completamente empapados por la implacable lluvia fina que se produce por el choque entre el agua y las rocas. Por eso se recomienda llevar un buen chubasquero.

El Paseo Superior empieza en el mismo punto qu eel inferior, aunque recorriendo el paraje desde arriba. Una visión diferente pero igualmente turbadora de las cataratas, qeu nos hacen darnos cuenta de la vertiginosa altura de los saltos de agua. El punto más espectacular es de nuevo la Garganta del Diablo, donde el agua cae desde aproximadamente 70 metros de altura. El ruido que nos llega desde allí es ensordecedor, aunque amortiguado por las grandes nubes de vapor de agua que se levantan.

También se puede llegar caminando hasta el balcón natural que se sitúa justo en frente de la Garganta del diablo. Para ello podemos tomar el Tren de las Cataratas,  apeándonos en la estación que lleva su nombre. Desde ahí hay que seguir caminando entre pasarelas e islotes. Un camino de más de un kilómetro que tiene al fnal una gran recompensa.

A nivel del agua, es posible llegar a la Isla de San Martín a través del servicio de botes que zarpan desde la orilla o bien emprender la ruta del Sendero Macuco y adentrarnos en la espesura de la selva al encuentro d ela abundante y variada fauna del parque.

 

Viajando por América las palabras clave son , , , , , .